Viewing entries tagged
informes

Comment

TJ Thompson – 2008 Fuego y Agua Report

See TJ's Photos from 2008 For those who just want to look at the pictures, they are here. :)

Recently I ran the inaugural Fuego y Agua 100K ultramarathon on la Isla de Ometepe, Nicaragua. It was a very challenging race mentally and physically. I limped into the race under-trained, as I have not been able to train on hills the way I wanted to due to my Achilles problems that have been nagging me since July when I ran TRT100. This race consists of two primary climbs up the Maderas and Concepcion volcanoes, 1500 and 1000 meters, respectively. It's safe to say I was ready for the distance, but not those hills. When I arrived in Nicaragua last Tuesday, it was very hot and humid, and I immediately knew that this was going to be a tough race in the heat. Fortunately, the temperature was slightly cooler on race day, but was still about 85 degrees in the sun.

The race started at 4am in the town of Moyogalpa, at the hostel where I was staying with several other runners. When the gun went off at 4am, we began our journey. The race started by circling through the town before working its way to a dirt road, the beginning of our traverse around the island. I settled into a good pace, but still comfortable at the beginning, and visited with Roger for a while. He is also from Austin, and was running the 50K. After a few kilometers, I decided to make my way ahead a bit. The temperature was cool, and I wanted to take as much advantage of it as possible, because I assumed it would likely get close to 90 degrees during the day.

After about 5 kilometers, I caught up with Heather, a runner from Maine who was running her first 100K. She was running a very good pace for me, so we quickly introduced ourselves and decided to run together for a bit. At this point, we were coming off of the dirt road and onto the paved road around the western side of Volcan Concepcion. The road had some rolling hills, nothing big but not tiny either. During the up hills I let her go ahead a bit, and quickly caught up on the downhills. I could tell this was going to be a long day on the up hills, as my legs just aren't strong enough this season.

Soon we rolled into the first aid station at 18km, and I was feeling great. I had some bananas and grabbed a gel. I had finished my water bottle, but realized I had not drank any from my camelback. That was a wasted 70oz on my back for 18km which is not a great way to save my legs for the upcoming climbs. I dumped a little of the water, but not too much, and we took off towards Maderas. As we crossed the isthmus to the Maderas side of the island, I could feel it starting to heat up. I backed off the pace to make sure I would be strong on Maderas, but I really had no clue what that climb was going to be like. Before long, we rolled into the 30k aid station in about 2:50. At this point I put on some insect repellant, ate some food, and drank some jugo de naranja. I felt really good, ready to power walk up the 1500m volcano, or so I thought.

As we started up the hill, it was not steep and I approached it pretty aggressively. Soon, however, it got steeper and I could see that I wasn't going to keep up with Heather. I was surprised, I thought I would climb well because, although I don't run up hills well, I can usually power walk well. This hill, though, was steeper than what I was used to. In hindsight, I hadn't even begun the tougher sections. So she went ahead, and I focused on my breathing and keeping a consistent pace.

At about 1:30 into the climb, and about 2/3 of the way up, I hit a wall. The climb was so steep that every single step was making my quads burn and my heart rate skyrocket. I was not trained for this, and my heavier frame doesn't do well on these hills. I got to the point that I would stop every 30 seconds and lean against a tree and catch my breath. I kept wondering when the field would pass me by, yet no one had come up from behind yet. I tried to remain focused on my own race, and just kept moving. At this point, the trail went from muddy to a complete mess. I was high-stepping up 3 foot muddy rocks, and steep slippery slopes that required me to hold on to roots with my hands. I was now 2 hours into the climb, and my engineering mind took over. I was going 1mph, maximum. This climb was 10k, so that means this would take 6 hours!?! Something doesn't make sense, no one could do this for 6 hours. Fortunetely, I was just too exhausted to think straight. At the beginning of the hill, I was running/walking at a good pace and did much of the 10km, so I was much closer to the top than I realized. At about 2:15 into the climb, with my legs burning and my heart out of control, I peaked the volcano crater, and began the descent into the crater. To my surprise, I also came up on the leader of the 50K race, who was moving even slower than me. He also was hurting and we were both too exhausted to talk. I just said 'muy dificil' and continued. Adreneline kicked in, and I began the descent very quickly to the lagoon in the crater, where the next aid station would be set up.

When I got there, they were just setting up. The field of runners was much faster than everyone expected, and so I was the first to actually receive aid. Everyone in front of me had to continue on without refueling. I had the tastiest tamale and a banana, snapped a few pictures of the lagoon, and began my ascent out of the crater. At this point I thought the climbing was over and it was all downhill, little did I know what lied ahead on the ledge of the crater... After an exhaustive climb up to the ledge, I was in the midst of a muddy, messy jungle. The trail was almost non-exhistent because the brush was so thick. At first glance it looked safe, but if you looked carefully through the brush you could see that the ledge was narrow and there were steep muddy drop-offs on both sides. I'm not a fan of heights, so I took my steps carefully in this area. It took about 20 minutes, but soon I was descending off of the volcano. The path down was muddier and steeper than the path up, and it was impossible to run. In fact, I got a great upper body workout dangling from trees and lowering my body down 7 and 8ft drops. Several times I found myself literally crawling under trees or sitting on my butt and sliding down the mud. I was having a blast! This was the most fun I've has 'running' in a very long time.

After about 45 minutes, the trail dried up a bit and leveled off, so I started to run to the base of Maderas. I still had to be very careful not to slide off of the trail, but at least I was able to run. Twice I slid off the trail and slammed my shin into a root. It was swollen and bleeding, and I had to remind myself to slow down because an injury up here would be almost impossible to treat, or to get me off of the mountain. Of course, as I dropped elevation, it was also getting hot. In fact, by the time I reached the bottom it was about 85C and I was sweating quite a bit. The good news was that I was approaching the Hacienda Merida aid station, the halfway point in the race.

I knew my shoes and socks would be a mess after Maderas, so I planned to change my shoes at this point. If I changed here, I knew blisters would not be a problem. But, lo and behond, when I got to the aid station my drop bag was not there. One thing I've learned doing long distance running is that you can NEVER focus on the negative, always keep moving forward. So, I made due with cleaning off my socks and shoes in some running water, put them back on, and took off again. I knew it wasn't ideal, and most likely I would deal with blisters over the next 50K, but I've been through much worse and there wasn't anything I could do about it now. I also found Heather at the 50K point, she was cleaning off and getting ready to go back out. I was happy to see she was going to continue, and we decided to leave together for the next aid station. It was definitely nice to have the company, but I also knew that it was hot and there was a good chance my next 30K would be slow.

Sure enough, I was right. We ran about 5 kilometers together but clearly I couldn't keep up. I'm quick to admit when I can't keep up, mostly because I don't want to get sucked into a pace that that risks my overall goals for the race. So I let her go for a second time, figuring that this time I would not see her again.

I struggled on for the next 25K in the heat. I was not adjusting well, I could barely manage a slow jog. Each time I tried to pick up the pace, my heart rate would shoot through the roof and I got nauseous. The only way I could stay cool was to stop at a Pulperia every 10 minutes, buy some cold water, and dump it on my head. It led some some pretty confused looks from the locals. A stupid American running around the island, stopping at the local stores, clumsily asking "tienes agua fria" then instead of drinking it, dumping it on his head and neck. But it worked, and once a few clouds came in to block the sun, I found myself running again. In fact, as I approached the aid station at Altagracia, I was moving well. In the town, there were many children out cheering (or laughing?). Some would come up next to me and run with an exxagerated form, I'm not sure if they were mocking us or not, but I wouldn't blame them if they were. As they would drop off, I would say "Vamos" and they always laughed. When I finally reached the aid station, I was surprised to find Heather again. Looks like I would have a running partner again, which would be nice after the long lonely miles I had just completed.

We left together for the final push before Concepcion. I was feeling quite good, but also cautious since my quads were like jello and I still had a 1000 meter climb straight up a volcano. It was still warm, but not hot like before. The dirt track was mostly rolling hills, unlike a lot of the flats I had been doing. These hills took their toll, and we did a lot of walking on the rolling uphills. I wanted to run, but just didn't have it in me. Or, even when I could, I kept thinking about the climb ahead and how I would need every ounce of energy I could get. These miles went fast, though, and before I knew it we were at 75km and the base of Concepcion.

At the aid station i had some watermelon, drank a ton of water, and changed out my socks. I felt some adreneline now, because I could sense the finish. There was still some hard work ahead, but once I left that aid station I knew nothing could stop me now. I also knew that we left the aid station with 5 others just coming in. I run to push myself not to race others, but we're all a little competetive or we wouldn't be out there, and in this case I didn't just want to let 5 people run right past me.... Not that there was much I could do to stop it on that volcano, because as soon as I hit the steep areas I could barely move forward. For those that hven't run this race, let me be clear about these volcanoes. They are real mountains, and there are no switchbacks. Were are ascending at an extremely steep and unrelenting angle. Once you've redlined, there is no pace you can recover. The key is not to redline, unfortunately I learned this the hard way.

About 1:45 into the climb, I was perched against a tree trying to hold in what little food I had in my stomach. I could have quit right there. I had no clue how much farther the climb was and I was worried about how I would get off the volcano in the dark without getting lost. I couldn't take more than 10 steps without getting sick. In the past 10 minutes, I had seen 5 runners pass me by and they all looked much stronger than me. I was completely broken. At this point Peter, one of the volunteers, came zipping up te hill hanging glowsticks. I asked how much farther and he said not much. I was desperate, so I asked him to quantify and he said "definitely more than half way." I almost sat down and quit right there, and if there was an easy way to do that I would have, but I had to keep going at this point or I'd never get home. Then, as he was almost out of earshot he screamed back that we were almost at the top, just a few miinutes away. It was te encouragement I needed, and I felt a little energy rush through my body. I started moving again. Still slow, but the positive attitude goes a long way.

Before I reached the top, I watched several people descending. They were a good 10 minutes in front of me. I didn't want any more bananas or gels, so I asked Peter what else he had. He gave me some Tuna, and it was like heaven in a vacuum sealed bag. I ate almost all of it, and felt re-energized. I zipped down the hill immediately passing 2 of the guys in front of me. I kept going at a slightly dangerous pace in the dark, and before long I found 3 more runners. I spent a little time with them, but I felt too good to slow down. In a race like this, I've found that it's important to run hard when you feel good, because you never know when the tides will turn. And so I ran.

I was now 5 kilometers from the finish and getting on the main road. It was a straight shot back to Moyogalpo and the finish line. I ran most of it, got lost a little, and even got a motorcycle escort for the end. It was a cool way to finish, running through Moyogalpo. There were people all over, but I'm not sure any of them had a clue that I was running a race. I just smiles, said "hola", and kept going.

Finishing the race at Hostel Ibesa felt great. A bunch of runners and volunteers were around at the finish line to cheer me in. I was happy to see them.

The best part of this experience wasn't the race, it was the experience of traveling to a foreign land, meeting runners from all over the globe and spending a week with them, and then having the opportunity to share the run (and the island) with them for a day. I look forward to running more international runs in the future, and I hope to see these guys again. I had an amazing time on this trip, and I can't wait to do it again someday. I would recommend it to everyone, but I will also warn them that the race is not for the faint of heart. You can not over prepare for the heat and hills of this race.

Comment

Comment

Fuego y Agua 100k - El Viaje - Pete Mehok

traducido del Inglés con Google Translate Fecha: sábado 13 diciembre, 2008

Ubicación: La isla de Ometepe, Nicaragua Distancia: 100 KB Tiempo Final: 14:48 El encuentro con el cambio puede ser muy difícil. De repente te colocan fuera de su zona de confort sin saber realmente qué esperar, frente a lo desconocido. A veces el cambio trae experiencias increíbles y se convierte en un trampolín para cosas buenas a seguir. Se me dio la oportunidad de abrazar y sumergirme en otra cultura por un tiempo muy breve, pero yo planeaba sacar el máximo partido de ella. Dos semanas antes de mi partida, mi viaje a Nicaragua se convertiría en "real", inmediatamente después de recibir mi vacunas para la hepatitis A y B y comenzó a tomar la medicación oral para la malaria y la fiebre tifoidea.

Me sentí muy bien con mi entrenamiento previo a la carrera, como lo había algunas carreras largas y algunas sesiones de sólidos de repeticiones colina. Yo sabía que el curso sería muy difícil debido a las subidas upMaderas y Concepción, la mezcla de terreno rocoso y fangoso y la posibilidad de condiciones de clima cálido y húmedo.

Desafortunadamente, debido al trabajo, mi visita a Nicaragua sería bastante corto.Me dirigí al aeropuerto de San Antonio el jueves, el día 11. Mientras espera para abordar el vuelo desde San Antonio a Houston, me enteré de que Roger y su esposa, Dawn, sería en los mismos vuelos que yo todo el camino a Managua, Nicaragua. Hubo un retraso va a Houston, pero no nos afecta la captura de vuelo a Managua, ya que también se retrasó por más de una hora. Una vez que finalmente subieron en Houston, nos sentamos en la pista por lo que pareció una hora. Punto de vista logístico, una vez que me metí en Managua, yo estaba pensando en tomar un taxi hasta San Jorge, pasar la noche y luego coger el ferry a la Isla de Ometepe en el mañana. Sin embargo, no llegó a Managua hasta las 11:30 pm, mucho más tarde de lo previsto.

Después de llegar a través de la aduana en el aeropuerto de Managua, tenía que averiguar si yo sólo quería pasar la noche en Managua, o de la cabina hacia abajo a San Jorge o otra ciudad más cerca de la costa. Roger y Dawn fueron muy generosos en el ofrecimiento que me quedara con ellos en Managua para la noche, sin embargo, por respeto, no me iba a molestias en cualquier caso. Al principio yo iba a pasar la noche, desde que llegamos en la tarde, pero decidí darle una oportunidad de negociación con los taxistas en el poco español que sé para un paseo a San Jorge o Rivas.

Josué, el director de la carrera de la carrera, su compañero de equipo y buen amigo me había dicho que no aceptará ninguna cuota más de $ 50. El taxista solicitó por primera vez de $ 80. No podía dejar de reír y decir no, gracias. Después de algunas ofertas de otros $ 70 y $ 60, por fin conocí a un tipo que decía que estaba relacionado con Josué. Yo sabía que él estaba lleno de mierda, pero pensé que posiblemente podía exprimir a $ 50. Yo al final lo consiguió llegar a un acuerdo a 50 dólares, pero pidió a los demás conductores si me llevaba y no había nadie muevo un centímetro.En este punto, sólo quería una cama, pero yo quería experimentar un hotel de Nicaragua auténticos. No es un derecho Best Western en todo el camino desde la terminal, pero me dijeron que no era ciertamente una opción.

Me subí a un taxi que me llevó al centro de la ciudad de Managua. Hice pequeña conversación con el conductor antes de llegar a mi destino. Salí del coche y fue escoltado hasta una entrada de hierro cerrada. Tengo que decir que el hotel parecía bastante vagos, pero yo esperaba con interés la experiencia. El anfitrión abrió la puerta y déjame entrar me fue bien recibida por algunos gatos callejeros que se escurrió a través de mi camino que lleva hasta el mostrador de la recepción. Me inscribí y le preguntó cuánto le cuesta a la noche. $ 10 para una cama y un baño en el "Hospedaje Santos!" He aquí una breve descripción que encontré en Internet que es bastante precisa: "en expansión, hospedaje destartalada popular entre los viajeros, con toneladas de la atmósfera, el arte funky en las paredes y un patio interior con televisión por cable del hotel, sin embargo, son oscuras y ninguno.demasiado limpio - tratar de conseguir un piso de arriba, donde la ventilación es mejor Todos tienen ventilador de techo, y algunos cuentan con baño privado $ 5.10 "...

El anfitrión se me hizo subir a mi habitación del segundo piso. Abrió la puerta, encendió las luces y me dio la clave. Estaba agotado, pero por primera vez hizo un inventario de la habitación: 2 camas individuales, sin hojas o fundas de almohadas, un cuarto de baño que se inundó que incluyó un inodoro y una ducha y un pequeño fregadero oxidado a un lado. Me lavé los dientes sin necesidad de utilizar el agua, sacó mis contactos, poner una camisa por encima de mi almohada y tirado en la cama. Después de mentir en la cama durante unos 30 minutos oí un ruido en la distancia que sonó como un disparo de arma de fuego. El ruido se repite varias veces y parecía que estaba más cerca y más cerca de mi habitación. Suena ridículo, pero yo estaba pensando en mover la cama de distancia tanto de la ventanas y la puerta. Los perros estaban ladrando constantemente e incluso gallos fueron lanzando llamadas como el sol se acercaba. Huelga decir que no dormí mucho, pero se enteró al día siguiente, lo que yo pensaba que eran disparos eran en realidad hijos de iluminación de fuegos artificiales (similar a la m-80) a lanzar en las calles.

Salió el sol y aunque tengo un sueño muy poco, yo estaba ansioso por llegar a la isla. Bajé las escaleras y desprotegido, se acercó a lo que parecía una calle principal y le hizo señas a un taxi. El conductor me llevó a la terminal central de autobuses.Hable sobre el caos. Todos los tipos de autobuses en fila, las personas corrían alrededor, los vendedores y los puestos de venta de todo tipo de mercancías, bebidas, etc Inmediatamente después de la llegada de un hombre tomó el bolso del asiento trasero de la cabina. Le dije que necesitaba un autobús expreso a Rivas y se quitó delante de mí con mi bolso en el hombro. Rápidamente le siguieron y otros dos hombres. A 5 minutos a pie de esquivar y el tejido a través de personas me llevó a un viejo autobús, escolar amarillo. Subí a través de la puerta de atrás donde el hombre cargado mi bolsa en el estante encima de mi asiento. Pidió una propina de $ 5.Pensé que esto era ridículo que el mero hecho de que era exigente y grosero. Me gustaría saber cómo decir, "dejar de ser un imbécil o ir a comer mierda" en español.Sin embargo, tuve que recordarme a mí mismo de donde yo estaba, y falsificó mi agradecimiento por pagar, pero yo sólo tenía un billete de $ 10. Por supuesto, él dijo que no tenía cambio, pero tendría algunos. 10 minutos pasaron y finalmente trajo el cambio en córdobas, la moneda nacional. Los otros dos hombres que no hizo absolutamente nada tuvo la audacia de pedir un consejo, también. Debo admitir que esto me molestó. Me encanta la gente de inflexión en la industria de servicios, especialmente cuando lo hacen un gran trabajo, pero yo no estaba dispuesto a pagarle a nadie que no lo gana. Les dije a compartir la punta me dio su amigo. Ellos no estaban muy felices y que me irritaba aún más. Lección aprendida: llevar mi propia bolsa a donde tengo que ir.

Me senté en el autobús y esperó pacientemente a que nos salen. Durante ese tiempo, los vendedores caminaba por el pasillo de venta de todo tipo de alimentos y bebidas. Pensé que esto era muy bueno. Puntualmente a las 7:30 de la mañana nuestro bus partió de la terminal a Rivas. Hicimos varias paradas en el camino donde la gente tiene dentro y fuera, incluyendo una variedad de proveedores. Las paradas de numerosos hechos de un largo viaje en autobús de 2 1 / 2 horas hacinados en un autobús escolar, pero fue más que digno de el costo de $ 2.00 a la experiencia y ver Nicaragua.

Una vez que llegué a Rivas Tengo un taxi a San Jorge y tiene en el Ferry a la Isla de Ometepe, que pude ver en la distancia. El volcán activo de Concepción (no ha entrado en erupción desde 1957) y el volcán inactivo de Maderas eran evidentes, aunque las nubes cubrieron el cuarto superior de cada volcán. Lago de Nicaragua fue bastante agitado debido a los fuertes vientos, pero me encanta el agua y estaba con muchas ganas de subir al barco. Fui hasta el tercer piso del transbordador donde el sol estaba radiante tan brillantemente que pude sentir que estaba más cerca del ecuador. Una vez que voy se establecieron en el barco me encontré con un hombre que pasó de los EE.UU. a Costa Rica hace 4 años. Hablamos de viajes, razones por las que iban a la isla, la educación pública y la política alguna. Cualquiera que me conoce bien sabe que yo no soy un fan de hablar de política o religión, pero me gusta escuchar lo que otros tienen que decir. Básicamente, conversó para el viaje de horas a la isla.

Me bajé del ferry y no tenía absolutamente ninguna idea de dónde "HostelIbesa" fue localizado. Pensé que sería caminar, explorar y eventualmente pedir a alguien por el camino. Caminé por la calle principal de Moyogalpa y de inmediato vio una bandera la promoción de la carrera, "Fuego y Agua". Conocí a una mujer, que fue co-propietario del albergue, y ella amablemente me acompañó hasta el albergue a unas cuadras de distancia. Ella me dio la llave de mi habitación. La habitación era pequeña, pero estaba limpia y tenía la única cosa que realmente se necesita: una cama.

Decidí caminar por la ciudad, comprar una botella de agua y comprar dos tarjetas: una para mi esposa y la otra para enviar a la escuela de mi sobrina pequeña. Tenían una unidad en el hombre de pan de jengibre y el profesor preguntó a alguien que viajó antes de Navidad enviar una postal de su ubicación respectiva diciendo que era el hombre de pan de jengibre y una breve nota acerca de sus viajes.

Una vez que regresé de mis mini-gira de Moyogalpa, me encontré con TJand se reunió con varios otros corredores: Franco, Alex, Hector, José, Amy y Vicki. TJ y decidí agarrar un poco de Victoria (una de las cervezas nacionales de Nicaragua) de "Hotel y Negras RestauranteArenas" y luego fue a "Restaurante Aly" para algunos prisioneros que nos atan más hasta que la reunión previa a la carrera y la cena de pasta.

Después de nuestra merienda mid-afternoon/early, que regresó a la Ibesa albergue para la reunión previa a la carrera y la cena. Conocí a Carlos Barrera, el propietario del albergue. Él era muy amable y terminó siendo un huésped increíble. Antes de la reunión previa a la carrera comenzó, también conocí a otros corredores que incluía Richie y su esposa, Tom, Loren, Armando y su esposa y Theresa. Tuve el honor de correr con un grupo de calidad de las personas, que incluye mis compañeros de equipo TJ y Brad ya mi amigo, Roger.

Abi, hermana de Josué, se inició la reunión previa a la carrera hablando de la logística. Josué continuó la sesión de información y sus respuestas a cualquier pregunta. El jefe de policía de Moyogalpa detenido por presentarse a sí mismo y garantizar la seguridad de todos los corredores. Pensé que era genial. Entonces Josué traducido la reunión del Inglés al Español para el sólido grupo de corredores internacionales. Los países que estuvieron representados fueron: EE.UU., Escocia, Italia, Nicaragua y Colombia. Inmediatamente después de la reunión que tuvimos una cena de pasta impresionante. Una vez que todos terminaron de comer, la mayoría de los corredores fue a la cama. Fue alrededor de 21:00 y hemos tenido que despertar a las 3:00 am para un 04 a.m. inicio.

He dormido bastante bien, pero 03 a.m. llegó demasiado rápido. Cargué a mi Nathan Pack con geles, gorros éxito sal, un par de medias extra, un pañuelo, una cámara desechable resistente al agua, somecordobas en caso de que necesitaba agua en el camino y mi luz. Decidí que iba a tratar de utilizar geles sólo como mi principal combustible. Yo lucía mi equipo visera travesía y una camiseta, pantalones cortos de la Patagonia, calcetines Bolega vasca y zapatos VST. Llené mi vejiga con agua y luego tomó el desayuno. Yo estaba dispuesto a ir!

Normalmente me quedo de otra persona en mi mente y corazón, o por una buena causa. Me da la motivación y la inspiración, sobre todo en puntos de baja durante una carrera. La mayoría de las veces, nadie sabe de esta fuente de motivación, excepto yo. Se ajusta a mi personalidad mejor. Unas semanas antes de viajar a Nicaragua Ireceived un correo electrónico de un padre de uno de mis antiguos alumnos. En su correo electrónico explicó cómo perdió a su hijo durante la infancia hace muchos años y quería hacer algo especial en memoria de él. Como resultado, se le ocurrió la idea única de pedirle a sus amigos y familiares a hacer una agradable / lo generoso para alguien más. Yo era ciertamente tocado y quería correr Fuegoy Agua, en honor de Jaison.

Todo el mundo casualmente se alinearon en la línea de salida. Josue nosotros empezamos sólo un poco más allá de 4:00 am Ambos 100K y 50K corredores estaban apagadas. Richie y José salió como cañones en comparación con el resto del grupo. Seguí diciendo a mí mismo a ser paciente y dirigir mi propia raza. La 30k primero de la carrera fue relativamente plana y el clima frío hizo fácil ejecución. Sabía que potencialmente se calientan mucho más tarde en el día, así que abrazó el buen tiempo y se quedó suelto y relajado. Pasamos ganado varios caballos, perros y monos aulladores oído. Si usted nunca ha escuchado un mono aullador, sólo pensar en la combinación de un perro ronca grandes ladridos con la intensidad del rugido de un león. La primera vez que oí el ruido, sin duda aumentado mi ritmo cardíaco. Fue interesante ver cómo muchos locales fueron a salir en bicicleta o caminar tan temprano en la mañana antes que el sol se había levantado aún. Al pasar por cada local que decía: "Hola!" La mayoría de los lugareños correspondido una respuesta positiva. ¿Esto ocurre en los EE.UU.?

Acerca de 15k en la carrera que comenzó a ganar terreno en José. A medida que avanzó sobre él me di cuenta de que no llevaba agua o comida. Me encontré con él por un rato, luego le entregó un gel antes de seguir adelante. Llegué a la estación de primeros auxilios en Urbaite, que es de alrededor de 18k. Llené mi vejiga con más agua, tomó un plátano y estaba en mi camino. El próximo 10-12k a la estación de la ayuda de El Porvenir fue muy bien, con la excepción de ser perseguido por un perro y casi mordido por otro. La mayor parte del tramo fue a lo largo de la costa del Lago de Nicaragua. Recibí una agradable brisa de la laguna y sólo navegó junto a un ritmo constante disfrutando de la atmósfera.Hubo un punto en que tuve que parar y preguntar a un local si yo estaba en el buen camino. Él era muy amable y me señaló en la dirección correcta. Le di 10 córdobas por su ayuda. En segundo lugar, adivinando mi me costó un buen 10 minutos y me sacó de mi ritmo.

Antes de darme cuenta, entré en el puesto de socorro de El Porvenir, la marca de 30k. Yo repostado y Amy me pasó cuando ella era muy eficiente entrando y saliendo de la estación de la ayuda. Sentí que estaba en buena forma tanto mental como físicamente-apenas por debajo de 2 1 / 2 horas había pasado. Debo decir que era raro que llevaba un reloj de nuevo, ya que no había usado uno desde principios de agosto. Yo llevaba todo el reloj para asegurarse de que estaba tomando en la sal suficiente y geles.

Ahora la carrera realmente se puso interesante: subir la ofMaderas volcán. Era el momento de subir a casi 1300 metros, bajando en un cráter y luego de vuelta hasta 1.400 metros antes de descender a la marca de 50k, Hacienda Mérida. Josue advirtió a todos que el terreno era muy técnico y barro en algunas partes. La mayoría de los corredores había un par de calcetines secos y los zapatos los esperaba en la parte inferior de Maderas, por desgracia, no fue el preparado. La mayor parte de la subida consistió en una combinación de poder caminar y correr por el barro profundo mediados de la espinilla y encontrar una manera creativa de moverse hacia arriba. Hay varios lugares donde he tenido que utilizar realmente los árboles y ramas para impulsar al alza a mí mismo para avanzar. Era como una selva-gimnasio y todo lo que podía pensar era, 'Josue definitivamente creado este curso.La mayor parte de la subida Maderas, Amy y yo adelantado a los demás, pero antes de la escalada tiene difícil, pero divertido, que cambió las cámaras y cada uno tomó una foto con Concepción en el fondo. Fue un tiro impresionante, pero mi mierda desechables no capturó mucho. La iluminación era horrible. Esperemos que Amy tiene una buena imagen de ella. Esto terminó siendo la única foto que tomé mientras se ejecuta, y si bien inmediatamente después de la carrera me ha decepcionado que no tomé más, una vez que me mis fotos desarrollados y vi la mala calidad, no me siento tan mal.

El descenso fue tan difícil como el ascenso. El lodo y la pendiente con respecto a muchos movimientos difíciles: saltar en el barro-agujeros, colgando de las ramas y deslizándose por los parches de barro resbaladizo en mi culo. Puede sonar loco, pero fue muy divertido y me sentí como un niño. Llegué a la parte inferior libre de lesiones y se sintió como si hubiera sido una gran victoria.

En este punto en la carrera que estaba caliente y el sol me estaba dando el dedo medio. Por alrededor de las 3 horas siguientes el calor se obtiene lo mejor de mí.Además, los geles no se corte y empecé a tener problemas de estómago.

A una milla de la estación de la ayuda 50k, Hacienda Mérida, que se cruza a lo largo a través de vía única que incluyó las rocas y raíces. El cepillo crecido bloqueado mi punto de vista de ver que mi pie que la tierra que viene. De repente, caí en la parte exterior del pie y el tobillo rodó hacia fuera. Al mismo tiempo, escuché un fuerte crujido y pensé que se fracturó el tobillo. Por un momento me enfrenté a mi peor pesadilla: lesionarse hasta el punto de conseguir un DNF. Los próximos pasos fueron dolorosas, pero seguí moviendo, así que sabía que no era nada demasiado serio. Al parecer, como ya he rodado mi tobillo me separé raíz ni rama sobre el terreno. Yo no era nada grave gracias sucedido y entró en la estación de ayudas Hacienda Mérida, donde Amy estaba ya fuera para hacer frente a la segunda mitad del curso.

Quería poner un nuevo par de calcetines y repostar. Mis zapatos eran un desastre, pero pensé que los calcetines nuevos por lo menos traer un poco de vida a corto plazo a mis pies. Me puse mis calcetines y luego intentó abrir la vejiga. No podía torcer abrirlo. Después de luchar durante unos minutos le pregunté a un señor, que parecía muy amable, si podía probar, pero no tuvo éxito, también. Él dio la vejiga a dos de sus amigos y les pidió que vaya a la cobertizo para herramientas y tratar de abrirlo. Alrededor de 5 minutos más tarde regresaron con la tapa de trenzado. Yo estaba muy agradecida. Bebí una gran cantidad de agua antes de empezar a salir de la estación de la ayuda. Le pregunté al señor que me debe salir de la estación de la ayuda. Como él me dijo que debe haber estado fuera de mi pequeño mundo. Salí corriendo de la forma en que entró y pensó que yo iba en la dirección equivocada. Le pregunté a una señora y ella me señaló de nuevo hacia Maderas. Le di las gracias y corrió unos 200 metros antes de escepticismo me vino a la cabeza. Me di la vuelta y echó a correr hacia la dama de nuevo en el puesto de socorro. Ella debe haber pensado que estaba loco. Me encontré de nuevo en el puesto de socorro de aclaración del caballero y luego estaba en mi camino en la dirección correcta. Al salir, Armando entró en el puesto de socorro.

Desde Hacienda Mérida a Altagracia fue bastante duro. Hubo un punto en el que necesitaba agua desesperadamente. Me detuve en apulperia (un puesto de bebidas) y tiene dos botellas de 1,5 litro de agua. Llené mi vejiga y todavía tenía una botella y media de agua. Me encontré con uno en mi w mano izquierda con el otro acunado como un balón de fútbol en mi derecho. Debía parecer ridículo, pero no me importaba. A pesar del terreno relativamente plano, el calor estaba tomando un peaje en mí. Dejé de una vez para poner mi cabeza en el lago que se enfríe mi temperatura corporal. Que se sentía muy bien durante unos 15 minutos.

En casi 70k, que entró en la ciudad de Altagracia, en la que repostar en la estación de la ayuda. Armando, un corredor de Colombia, me había atrapado y corrimos juntos durante los próximos 10 K +. A pesar de que no, no habla mucho, corriendo con Armando trajo energía positiva. Acerca de 5k en la carrera que perdió una vuelta a la izquierda. Nos quedamos alrededor de una media milla extra antes de acercarse al lago y se dio cuenta que perdió una vez. Volvimos en la dirección que venía y se encontró con un local. Armando le preguntó por direcciones que nos devolverá al rumbo correcto. Pude ver la frustración en el rostro de Armando y él sólo refleja cómo me sentía, también. Hubo otra pulpería y Armando y yo compartimos una Coca-Cola.Tenía la esperanza de la coca se conformaría con el estómago porque estaba empezando a molestarme. Tomamos algo de coca, me dio el nativo de algunos córdobas por su ayuda y nos pusimos en camino.

Armando y yo llegamos a la estación de la ayuda de La Flor, no perdió tiempo y comenzó la caminata hasta el volcán de Concepción. Debí haber dejado de comer más, pero mi estómago me decía otehrwise. Al salir de la estación de la ayuda que comenzó a vislumbrar la línea de meta: subir Concepción, volver a bajar y luego regresar a Moyogalpa.

Por desgracia, a una milla de La Flor yo decidí que tenía que parar y tomar cuidado de mi estómago. Armando siguió adelante mientras yo estaba en el cepillo de un sólido 10 minutos. Esto en cuanto a geles. Mi estómago al parecer no les gusta y que realmente no proporciona suficientes calorías para mí. Aunque mi estómago se sintió mejor y he perdido cerca de 5 libras, no tenía la energía y calorías necesarias. No había manera de que estaba comiendo otro gel lección aprendida. Tuve que cavar hondo, mientras subía Concepción. Alrededor de 3 / 4 a la vuelta de 1.000 metros alrededor de Armando llegó disparaba hacia abajo. Él estaba buscando fuerte.Entonces vi a Amy bajar y le preguntó cuánto más hasta que el vuelco. Ella dijo que sólo unos 5 minutos. Tengo una carga muy corto de energía saber que yo estaba casi allí.

Una vez que llegué a la vuelta, me miró de 1.000 metros-lo que es una vista impresionante! El señor me dio mi pulsera, que se dio en todas las estaciones de ayuda, me llenó de agua y se dirigió por el volcán. Me sentí como si fueran basura, pero sabía que el final estaba a la vista. Una vez que bajó de la montaña yo sabía que tenía que girar a la izquierda fuera de la pista principal. Empecé a segunda me imagino y pensé que me perdí el turno. En este punto, Heather y TJ estaban a punto de hacer el viaje hasta Concepción. Le pregunté si sabía dónde estaba el desvío era, pero me dijeron que no lo veía. Nos fijamos en el mapa, pero yo todavía estaba escéptico. Hice la mala elección de volver al volcán. Alrededor de un tercio de su altura, y todavía no ha visto un desvío me cañón hacia abajo de la montaña. Pasé por Franco, Alex, Tom y Theresa. Finalmente llegué a la parte inferior, continuó más allá del punto de donde yo dudaba de mí mismo, y por supuesto, estaba la vuelta a la izquierda. Me estaba pateando, como ya he perdido una cantidad considerable de tiempo. Una vez que se puso en marcha en los pisos me encontré con Brad. Él mencionó que estaba buscando el camino hasta Concepción. Le dije que me estaba perdido y no era la mejor persona para contestar esa pregunta. Afortunadamente, creo que tenía un local de conseguirlo de nuevo en marcha y terminó fuerte.

El sol se puso y el resplandor palos marcado la ruta eran muy escasas debido a los niños de bajarlos como su nuevo juguete. Incluso me llamó uno en el acto. Yo sabía que iba a ser una lucha para volver a Moyogalpa. Había 2.3 intersecciones donde tuve que preguntar a los lugareños por el camino. Finalmente, un hombre montado en una bicicleta, dijo que me iba a mostrar el camino de regreso a Moyogalpa. Corrí y poder caminar a su lado mientras cabalgaba. Cuando no fue más que le di la cantidad restante de córdobas que traje conmigo, que definitivamente se lo merecía por su ayuda. En un momento dado, a unos 3 kilómetros de la meta, un hombre se acercó en su moto me preguntó si quería dar un paseo. Le expliqué lo mejor que pude que estaba en una carrera y que sería considerado hacer trampa. Él respondió diciendo que lo mantendría entre él y yo. Me reí, dijo que no gracias y siguió adelante.

Una vez que vi las luces de la ciudad de Moyogalpa empecé a coger el ritmo. Corrí a la ciudad y cruzó la línea de meta, lo que es una experiencia increíble! Después de una instantánea rápida, me felicitó Richie y Amy. Habían carreras increíbles, al igual que Armando, a quien felicitó más tarde en la noche. Me duché rápidamente, ya que quería ver a otros corredores vienen pulg

TJ cruzó la línea de meta. Le dije que iría por la calle para llevarnos unas cervezas.Me trajo una botella grande de Victoria para cada uno de nosotros. Disfrutamos de nuestras cervezas y me puse a ver el resto de la meta de campo. Más tarde Josué y Paula trajo pizzas. Me devoró dos de ellos-que dan en el blanco! Un grupo de nosotros habló de levantarse temprano alrededor de las 7:00 para ir a "Ojo de Agua."Si me iba a despertar tan temprano me iba a golpear el saco. Domingo por la mañana un grupo de nosotros fuimos a desayunar a "Pizzería de Los Ranchitos". Comimos una buena comida y luego llamó a una camioneta "Ojo de Agua." ¡Qué lugar! Se trata básicamente de un agua aislada frescos manantiales que supuestamente tiene curación y anti-envejecimiento de poderes. Que yo llamo una mierda, sin tener en cuenta que es un lugar impresionante. Tomé algunas fotos que, desafortunadamente, no resultó así. Desde allí se dirigió a la Villa de Paraíso "para el almuerzo. Se pasa por alto el lago de Nicaragua y tuvo una selección de mariscos.Yo tenía un pez enorme que debió haber sido 16 pulgadas de largo-que era bastante sabrosa. Inmediatamente después del almuerzo, TJ, Tom, Teresa y yo tuve que tomar un taxi de vuelta al albergue, por lo que podría tomar el último ferry de vuelta al continente.

Tom, Teresa, TJ y yo tomamos el ferry, tomó un taxi a Masaya y no tuvieron éxito encontrar una tienda de recuerdos que estaba abierta. TJ, Teresa y yo fuimos a una taquería a cenar y engullido por una placa de 25 tacos suaves y se lava hacia abajo con algunas micheladas. El micheladas había hielo en ellos y una vez que regresó a los EE.UU. estaba en Cipro. Después de cenar nos fuimos a la tienda de licores y compré una botella de ron nicaragüense. Nos dimos la vuelta para pasar la noche y se hospedaron en el Hotel Regis. Tuvimos un despertar temprano de las 4:00 de la mañana, tomó un taxi hasta el aeropuerto, esperando en una línea muy larga para conseguir nuestro equipaje facturado. Para salvarte de la angustia de los detalles de llegar a casa, vamos a decir que fue un día muy largo de viajar. Estábamos programados para llegar a San Antonio a las 3:00 pm y no llegó hasta las 7:00 en punto en el cual mis maletas nunca se presentó. No volver a Austin hasta las 9:30. Cualquiera que me conoce bien, conoce mi historial pasado con el vuelo y la forma en que siempre se convierte en un interesante viaje para ir y volver de mi destino.

Este fue sin duda una experiencia llena de cambios, interrogantes y retos de una que me ha dado la confianza de seguir adelante! Quiero dar las gracias a Josue para un gran trabajo dirigiendo la carrera! Además, por lo que es posible para mí llegar allí por esta experiencia más memorable! Gracias a mi esposa, familia y amigos, "El Camaleón", equipo de travesía y mis compañeros de equipo, los voluntarios impresionante, nuestro anfitrión Carlos y su esposa, todos los grandes corredores / gente que conocí y los nativos de Nicaragua, que me mantuvo en el camino!

-H2

Mas Resumenes de Evento

Comment